Biografía de los personajes

Home / Biografía de los personajes

Rey Yusuf I

Rey del Reino de Granada
Nace en Granada en 1313, siendo hijo de Ismail I y hermano de Muhammad IV, a quien sucederá en el trono, en 1333, tras el asesinato de éste por parte de un grupo de nobles descontentos por su alianza con sultanes de Marruecos. Llega a un acuerdo de paz con el monarca castellano Alfonso XI pero cuatro años más tarde el acuerdo se rompe y ambos reyes se enfrentan y resulta derrotado en la batalla del Salado, en 1340. Poco después perderá las posesiones de Algeciras (1344) y Gibraltar (1349). Aunque durante su reinado no eludió los enfrentamientos con sus enemigos, sus mayores prioridades eran la prosperidad de sus súbditos, el esplendor de Granada, el mantenimiento de una paz duradera y el apogeo de su dinastía. Atento a lo que ocurre en su reino, aunque delegue responsabilidades, no titubea a la hora de los cambios que estima oportunos para la buena marcha de los asuntos de Estado, como la sustitución de su gran visir, el cristiano renegado Ridwan, por el judío Isaac Abulafia. Con el paso del tiempo, el carácter del rey se ve cada vez más afectado por el tedio. Las vicisitudes diarias le afectan sobremanera y ni siquiera las múltiples fiestas que organiza o el continuo disfrute de su harén le producen satisfacción. Su carácter su agría, y únicamente el avance de las mejores arquitectónicas que acomete en sus dominios parece hacer frente a su creciente aburrimiento. Por si fuera poco, los excesos con los que pretende paliar el hastío comienzan a mermar su salud. Así que cuando el mago aparece en su vida, de inmediato intuye que las cosas van a cambiar, y que la magia y el saber del extraño personaje no sólo paliarán sus achaques físicos sino que también le ayudarán a recobrar entusiasmos perdidos. Si la llegada de Abul Eben le cura el cuerpo y el alma enfermos, la irrupción de la princesa Diana lo altera por completo. Queda tan impresionado por su belleza, que todo su ser se trastorna y se desvive por seducirla, comportándose ante ella con las inseguridades de un chiquillo y colmándola de todo tipo de regalos y atenciones.

[fts twitter twitter_name=rey_yusuf_I]

Diana de Salazar

Princesa cristiana
Diana de Salazar y Castro, nacida en Cieza (prov. de Murcia) en 1324, es hija de Diego de Salazar y de Leonor de Castro, pertenecientes ambos a la nobleza. Añadir, como detalle anecdótico que su abuelo materno, Don Juan de Castro Meléndez, llegó a ser gran Maestre de la Orden de Santiago. Hija única, con una madre de condición enfermiza acostumbrada a guardar cama durante largos períodos, une a su excepcional belleza (ojos azules, cabellos rubios y rasgos delicados), una inteligencia aguda, un gusto cultivado (virtuosa de la poesía y la música) y un carácter recio que le otorgará una madurez impropia de su edad, en especial a partir de 1349, cuando su madre finalmente fallece a causa de la peste. A la vez que su belleza se desarrolla la muchacha va cobrando fama de hechicera. Cuentan que su mirada lee la mentira en los ojos ajenos y que los sonidos de su lira son capaces de adormecer y suprimir la voluntad en los hombres, que doma a los caballos con simples susurros y que sus pretendientes rechazados pierden la cordura. Tras la caída en desgracia de Leonor de Guzmán, amante del rey Alfonso XI de Castilla y madre de los hermanos bastardos de su sucesor, Pedro I, las tropas reales toman represalias contra los nobles que la apoyaban, entre éstos Diego de Salazar. Así, hacia mediados de 1350, Diana es hecha prisionera, junto a su padre y dos primas huérfanas que viven con ellos, siendo encerrada en los calabozos del castillo paterno. Varios meses después recibe en su celda la visita de Juan Alfonso de Alburquerque, valido y alférez mayor del rey Pedro. La entrevista se lleva a cabo secretamente y los detalles de la misma sólo son conocidos por los dos protagonistas.

[fts twitter twitter_name=princesa_alhamb]

Isaac Abulafia

Visir de Granada
Nace en una familia de origen aragonés (se desconoce el lugar y fecha de su nacimiento) pero es en Granada donde crece y pasa la mayor parte de su vida. El arribo de su familia al reino nazarí es consecuencia de la creciente hostilidad hacia los judíos existente en Aragón: pérdidas de privilegios de las aljamas, persecución a figuras notorias de la comunidad, acusaciones de crímenes rituales y de envenenar las aguas para contagiar la lepra, etc Su padre es médico y su hermano Salomón, mayor que él, se dedica al comercio de especias. Desde muy joven destaca como poeta, escritos preferentemente en árabe, y como traductor al hebreo de poemas árabes. Su excelente formación (Domina el hebreo, el árabe y el latín, las matemáticas, la filosofía, y la astronomía. También es un notable talmudista y posee amplios conocimientos de medicina) le ameritan para convertirse en secretario particular del rey y posteriormente en visir. Mantiene relaciones cordiales con los sabios árabes de su entorno, e intercambio epistolar con sabios judíos de varios países. Ambicioso, no sólo se encarga de la política exterior del reino o la recaudación de impuestos, sino también de liberar al rey de cualquier carga y responsabilidad. En otro ámbito, aspira a que sus correligionarios le nombre “Nagid” (jefe espiritual y profano de las comunidades judías), como en su día los fueron los poderosos visires Ben Nagrela. Su carácter pésimo y su arrogancia son el contrapeso a sus virtudes intelectuales. Pero es muy inteligente, y sabe seducir y también provocar temor.

[fts twitter twitter_name=Visir_Alhambra]

Abul Eben

El mago
Poco se sabe sobre edad y sus orígenes, salvo lo que el propio mago gusta contar e incluso esto varía en función de su estado de ánimo o del interlocutor que tenga enfrente. Pero algunos testimonios coinciden en haberle escuchado decir que sus padres habían sido personas santas y que en el día de su nacimiento (una fecha perdida en el tiempo) estrellas de colores se dibujaron en el cielo por espacio de tres noches y sobre el desierto cayeron tormentas de oro en polvo que se mezclaron con la arena y doraron las dunas. A pesar de su sabiduría, el mago no está exento de cierta soberbia, y ocasionalmente tiene por bien presumir de descender de nobles dinastías de monarcas, sin especificar nunca a cual de ellas, y de tener antepasados que habían sido compañeros del Gran Profeta. Tampoco la santidad de sus padres parecía excluida con la riqueza y así su padre es presentado como un poderoso y sabio señor del desierto que envía a sus hijos por el mundo en busca del conocimiento apenas llegan a la adolescencia. Tal vez de este modo fuera como adquirió tanta sabiduría. Cuando se presenta en Granada, en el año 1347, llega precedido de una notoria fama y cargado de viejos libros y pergaminos enrollados. Conoce el Libro de la Sabiduría (que fue el que recibió Adán en el Paraíso y que encierra los más preciados secretos de la ciencia), distintos tratados de la sabiduría egipcia y obras heréticas del Judaísmo, como el Sefer Yetzirah (Libro de la Formación, o de la creación) o el Zohar (Libro del Esplendor). Pero su saber no se reduce a la palabra escrita, sino también a una transmisión oral ininterrumpida desde la más remota antigüedad y un ascetismo de ayunos, penitencias y meditaciones en el desierto. Aceptado inmediatamente por el rey Yusuf I, rehusó las comodidades de palacio y pidió vivir en una caverna aledaña, para lo cual se ordenó oradar la roca de la montaña, que más tarde sería decorada con extraños jeroglíficos, misteriosos símbolos y dibujos de constelaciones astrales. Tampoco faltarían las estanterías repletas de papiros y libros raros ni extraños artilugios construidos por el propio mago. De a poco, su ascendente sobre el rey fue creciendo; sus sugerencias sobre cuándo comenzar las cosechas, dónde hallar agua subterránea, minerales y especialmente en materia de medicina, le elevaron pronto al puesto de asesor principal del monarca, desplazando al poderoso visir Abulafia. Fue entonces, cuando contaba con la confianza de Yusuf, cuando le planteó la construcción de un prodigioso invento, un artificio mágico que protegiera al reino de Granada de cualquier agresión externa. El rey aceptó sin dudarlo y, a petición del mago, mandó comenzar la construcción de la Torre Comarex, que albergaría el ingenio.

[fts twitter twitter_name=mago_Alhambra]