El Visir, la parte más turbia de la historia

Home / Blog / El Visir, la parte más turbia de la historia
El Visir, la parte más turbia de la historia

Ay, queridos viajeros… exploradores.

El Visir no vio venir la oscura sombra de la muerte que se cernía sobre él. Él siempre tan cuerdo, tan ecuánime, tan granadino aunque viniera de lejos. Y lo ha pagado caro, muy caro. Las fuerzas en este juego no entienden de hombres rectos y de juicio preclaro. Sólo de ambición y pasiones terrenales, siempre tan indomables y forjadoras de tenebrosos destinos para los hombres.

Gran amigo, he de decir. Pero ni un humilde servidor, entre las turbias y procelosas aguas del sino de este Reino, pudo adelantarse a tamaña tragedia. A veces, creedme, maldigo mi condición del que lo ve todo. Porque aunque así sea, cuando el camino no transcurre entre inescrutables malezas de incertidumbre, son tantos los recodos y caprichos de la senda, que es mejor ir como el más cándido de los incautos por los derroteros de nuestra existencia.

La mente se me nubla, alterada por las añoranzas de mi tiempo y, por qué no decirlo, del whiskey de una sola barrica que saboreaba en los atardeceres de Long Island.

Hoy he recibido la visita del nuevo visir Jaffar. Hombre joven, aguerrido y seguro de sus convicciones. Su idealismo y juventud es un arma de doble filo. Un posible poderoso aliado para nuestro Rey Yusuf, o quizá el catalizador de un torbellino que nos arrastre a una brecha inexplorada de nuestro destino.

Siempre insondable destino, cuando el corazón de los hombres alumbran el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *