Impuntualidad normanda

Home / Blog / Impuntualidad normanda
Impuntualidad normanda

Ya me veis, viajeros... exploradores. Estoy con vosotros algunas semanas después de vuestra venida a esta vuestra travesía por estos lares. Mi nombre es... es... bueno, vine con la convicción de hacerme pasar por un tal Irví Ibn Washin, pero los granadinos me conocen por el Maju, el normando.

Para qué os voy a engañar; añoro el whiskey, muchachos. Esta época y, sobre todo esta gente no es muy propicia al alcohol y, aunque uno no es que fuera muy asiduo a la bebida, hay noches en que se echa de menos. Ay, si se echa.

Great scott! Vuelvo a divagar, ruego me disculpéis, llevo mucho tiempo aquí, bastante antes de que vosotros llegárais... Como quería deciros, estoy para ir contandoos e intentando escudriñar en el tupido tejido del destino y qué eventos os deparan en estas convulsas tierras del Reino de Granada que, muy a mi pesar están mucho más revueltas que lo que cabría esperar.

¡Diantres! Se supone esta una época de florecimiento y esplendor de la Dinastía Nazarí y ¿qué nos encontramos? A un vendedor de crecepelo de poca monta que se hace pasar por Abul Eben, el Mago, que no hace más que confundir al, hasta ahora, sabio Rey Yusuf, primero de su nombre. A estas alturas no sé ya si es que el destino se ha desviado irremediablemente a cauces insondables o es que los reyes, al conocerlos en persona, decepcionan al más pintado. No sé qué pensar, lo mismo cada reencarnación me hace más cascarrabias. Que también.

Si estáis aquí conmigo, he de suponer que aún estamos a tiempo de actuar para arreglar el entuerto. Eso espero... Dentro de unas 4 semanas estarán las estrellas errantes de bajura dispuestas, así que nos queda hasta entonces para resolver los eventos de una manera satisfactoria para el buen orden del destino:

Reunid recursos, éstos os darán tropas.

Dominad cuantos más emplazamientos mejor, puesto que cuando se juegue el futuro del Reino, vuestras fuerzas se pondrán en valía.

Haced aliados, evitad enemigos. Aunque unos y otros cambien de careta a la semana siguiente.

PD1: Acabo de ver la aparición de un puente sobre el Río Darro. Ay, queridos y extraviados exploradores. Intentaré explicar este evento: es algo entrelazado con algo que quizá hagamos más tarde... en otra época pasada. No whiskey no he bebido, ojalá.

PD2: Quizá fue esto la causa de que algunos de vosotros, sirvientes del Visir, lográrais penetrar el perímetro de la Alhambra. No veía tanta pericia desde los sucesos de Boston contra los Británicos... bueno, eso es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *